GUILLERMO VICH GARAU
 

Perfil:
Ingeniero aeronáutico, especializado en diseño, construcción y certificación de aeródromos y aeropuertos. Como trabajos más representativos, jefe de unidad durante todas las obras de construcción del aeropuerto de Castellón, acabando como director de obra en los trabajos de finalización del mismo. También jefe de proyecto y autor del Proyecto Constructivo del aeropuerto de Teruel. En ambos casos, también fui responsable de su certificación ante la que sería actualmente la AESA. He estado casi 4 años trabajando en el extranjero, en grandes proyectos de expansión de grandes aeropuertos: en Riad (Arabia Saudí) como especialista de los Sistemas Especiales Aeroportuarios (SAS), en Lahore (Pakistán) como director de obra y en Schiphol (Amsterdam) como jefe de proyecto del equipo de Ineco (compañía en la que trabajo actualmente), en los trabajos para facilitar la construcción de una nueva terminal del aeropuerto de Schiphol (los llamados Early and Enabling Works). En la actualidad, soy el jefe de proyecto del consorcio que diseña el aeropuerto de Trujillo, en Perú. 

   
También fui profesor asociado en la titulación de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Politécnica de Valencia durante unos años, tanto en Navegación Aérea como en Diseño y Construcción de Aeropuertos.

¿Qué destacarías de la profesión de ingeniero aeronáutico?
Podría mencionar la internacionalidad de la profesión. Esto hace que tengamos que estar dispuestos a viajar o, en algunos casos, residir en el extranjero (imprescindible el inglés). En segundo lugar, el trabajo que desarrollamos es multidisciplinar: se trabaja mano a mano con ingenieros de otros campos y arquitectos, formando un equipo. También destacaría la necesidad de seguir estudiando y actualizándose continuamente, en un mundo situado en la vanguardia tecnológica y con una normativa cambiante. Por último, indica que por la naturaleza de la profesión es necesario irse adaptando continuamente a un entorno y trabajos cambiantes, lo que en cierto modo nos exige ser “camaleónicos”. Es una profesión muy bonita e intensa, que exige tanto vocación como mucha capacidad de trabajo y sacrificio, pero creo que vale la pena.

Principales logros en tu carrera profesional.
Destacaría especialmente la participación en proyectos singulares y completamente nuevos, como Castellón y Teruel. En el primero, por haber participado a lo largo de más de 10 años en todas las etapas: diseño, planificación, licitación de las obras, toda la construcción (desde la entrada inicial en la parcela hasta los últimos trabajos) y su posterior certificación. Del segundo, su singularidad, diseñando y certificando la instalación de mantenimiento y desguace de aviones más grande de Europa.

Cifras.
Indicar que llevo trabajando en la profesión 22 años.

A modo pincelada, señalar algunas cifras de algunos trabajos realizados: movimientos de tierras de 8,5 millones de m3 de roca, excavada toda con voladuras, con producciones mantenidas de más de 30.000 m3 al día (con maquinaria minera, 21 dumpers, 7 equipos) trabajando 24 horas en el aeropuerto de Castellón. Diseño de la plataforma de Teruel, con capacidad para casi 160 aviones. Diseño en detalle para el aeropuerto de Doha de 23 puestos de estacionamiento en contacto con la terminal, tipo MARS (2 aviones tipo B737 o uno B747-A380 por puesto), o 25 para el de Riad del mismo tipo, con todos los sistemas incorporados. También he tenido a más de 2.000 trabajadores en obra en la construcción del aeropuerto de Lahore. Y jornadas laborales de 6 días a la semana en Arabia y Pakistán.