JAVIER ÁLVAREZ
 

Perfil:
Ingeniero Aeronáutico por la ETSIA de la UPM 1969. Becario Fulbright. PhD en la University of Pennsilvania, en Filadelfia (EEUU) en 1992 con una tesis titulada: “Thermoelasticity of Composite Materials: A Statistical Approach” PADE IESE 1984.

¿Qué destacarías de la profesión de ingeniero aeronáutico?
Elegí la carrera por una clara tradición familiar aeronáutica aunque no técnica, además de por mi afi ción al vuelo sin motor.

Mi formación me ha permitido “reinventarme” profesionalmente varias veces por su versatilidad aunque los algo más de 10 años dedicados al mundo aeroespacial han sido, de lejos, los más interesantes de esa carrera, pocos en aspectos estrictamente ingenieriles y muchos en tareas de gestión empresarial.

   
Principales logros en tu carrera profesional.
Mi carrera profesional ha sido extremadamente variada. Empezó como investigador en el campo de la Matemática Aplicada y la biomecánica en Estados Unidos. Tras mi vuelta a España pasé por el diseño de elementos satelitales para volcarme en la consultoría estratégica. Pasé por la Agencia Internacional de la Energía de la OCDE, en París, donde durante 4 años trabajé en el desarrollo de modelos matemáticos de oferta y demanda de energía a nivel global. De nuevo en España, trabajando en el INI participé en la creación de la primera empresa de Capital-Riego de España (Empresa Nacional de Innovación-ENISA) de la que fui su primer Consejero Delegado. Desde ENISA fundé y presidí la primera empresa española de ingeniería genética, INGENASA. Siendo, más tarde, Presidente de Equipos Electrónicos, uno de los gérmenes de la actual INDRA, inicié los trabajos en elementos de aviónica y en bancos de prueba automáticos para la aviónica de aviones de combate, así como en Control del Tráfico Aéreo en el Proyecto SACTA.

Como Director General del INI, con posterioridad, tuve la responsabilidad de dirigir la negociación para la venta de la automovilística SEAT al Grupo alemán VolksWagen. En 1987 me convertí en Presidente de Construcciones Aeronáuticas, S.A. (CASA) tras una grave crisis que dejó a la compañía en situación de quiebra técnica. Un plan de reestructuración drástico, unido a un importante programa de I+D logró sacar a la empresa de su situación límite y convertirse, a partir de 1991, en referencia mundial en el diseño y fabricación de estructuras primarias en fi bra de carbono e iniciar el desarrollo del complejo de Illescas (sin ninguna duda el logro profesional del que más orgullosos me siento). Al mismo tiempo CASA comenzó su andadura como integrador de sistemas aéreos con el desarrollo y venta de la versión de patrulla marítima del CN-235 Posteriormente me lancé a emprender por mi propia cuenta y fundé y presidí hasta mi jubilación en 2011 Ydilo AVS, S.A. empresa que utilizaba tecnologías de inteligencia artificial para el reconocimiento del lenguaje. Esta empresa iniciada por un joven informático y yo mismo, con fondos levantados en los mercados de capitales, se convirtió en poco tiempo en la más importante de Europa en su clase llegando a emplear 140 personas (prácticamente todos titulados universitarios), con ventas de 12,5 M€, antes de la crisis de 2008.