JOSÉ LUIS MALDONADO FERNÁNDEZ-ROCES
 

Perfil:
Ingeniero aeronáutico con más de 20 años de experiencia en la ejecución de todo tipo de infraestructuras aeroportuarias.

Directa e indirectamente, he participado en la ejecución de numerosos proyectos no solo por todo el estado español sino que incluso, lo he hecho en países tan dispares como Colombia o Arabia Saudí. He realizado además labores de gestión y comerciales en países como Perú, Kuwait o India.

En el mundo de la representación durante mi época estudiantil, fui en cinco ocasiones delegado de alumnos de la ETSIA, miembro del Claustro Universitario de la UPM, de su Junta de Gobierno y de su Comisión Permanente, vocal del Consejo Social de la UPM y representante en el Consejo de Departamento de Infraestructuras de la ETSIA. Entre el 2010 y 2014 fui vocal de la Junta Directiva del COIAE y de la AIAE.

   
¿Qué destacarías de la profesión de ingeniero aeronáutico?
Que sorprendentemente cuando uno sale de este país, por trabajo, se da cuenta que los ingenieros aeronáuticos españoles son en ocasiones, mucho más valorados fuera que dentro de España.

Nuestra formación unida a nuestro carácter sumamente adaptativo, inventivo y multidisciplinar, consigue con el tiempo ganarse el respeto allá donde vamos y muchas veces, solo es necesario coger un poco de perspectiva para darse cuenta de ello.

Principales logros en tu carrera profesional.
Como logros, aunque no sé si así se pueden clasificar, me quedo los grandes y variados amigos que he hecho durante mi trayectoria profesional porque qué duda cabe, el sufrimiento une y las obras a ejecutar en aeropuertos en servicio y sobre todo en su campo de vuelos y más si son lejos de casa, elevan el nivel de exigencia a un punto difícilmente comparable con cualquier otra infraestructura.

Cifras.
Durante mi carrera profesional, he participado en la ejecución más de 40 proyectos en calidad de jefe de obra, jefe de grupo, gerente o delegado; proyectos para AENA, ADIF, SIEP, FAC o GACA con presupuestos desde los 200.000 euros hasta los 75 millones de euros e incluso hasta su paralización, en Jizan (KSA), fui el responsable para la ejecución de un aeropuerto greenfield con aproximadamente 650 millones de euros de presupuesto.