RAÚL MEDINA
 

Perfil:
Raúl Medina Caballero es, desde mayo de 2015, Director General de Aviación Civil (DGAC) y Presidente de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea del Ministerio de Fomento. Se incorporó a la DGAC en 2004, tras una etapa profesional en el grupo Siemens, donde trabajó como ingeniero de sistemas. Es Presidente de Eurocontrol, el corazón de la navegación aérea en Europa, cargo que desempeña desde hace dos años. También es miembro del Comité de Coordinación de la CEAC, la Conferencia Europea de Aviación Civil, y miembro de los Consejos de Senasa, Enaire y el INTA.

   
¿Qué destacarías de la profesión de ingeniero aeronáutico?
La ingeniería aeronáutica es una profesión muy vocacional, que requiere una especial dedicación y una sólida formación para dar respuesta a las expectativas que demanda la sociedad. No es tarea sencilla, pero es un campo absolutamente gratifi cante y atractivo, que ofrece un gran abanico de posibilidades de desarrollo profesional, tanto en el sector privado como en el público. Un aspecto diferencial es su connotación internacional. El ingeniero aeronáutico, por la dimensión global del sector, tiene la oportunidad de trabajar estrechamente con profesionales de otros países, en programas y organizaciones multinacionales, y esto es enormemente enriquecedor. También lo es la posibilidad de formar parte de un sector que siempre ha estado a la vanguardia tecnológica.

Principales logros en tu carrera profesional.
La mayor parte de mi carrera ha estado estrechamente ligada al servicio público, como Ingeniero del Estado. Haber podido contribuir desde el ámbito regulatorio, especialmente mediante la elaboración de las políticas públicas en materia de transporte aéreo, al crecimiento y desarrollo de un sector tan importante para nuestro país, como es el transporte aéreo, ha sido un gran privilegio.

A pesar de ello, todavía son muchos los retos que tenemos que afrontar desde la Administración. Es necesario seguir trabajando para conseguir un sector cada vez más seguro y moderno, efi ciente y respetuoso con el medioambiente. Todo ello, al servicio de nuestros ciudadanos.

Cifras
El transporte aéreo es esencial para España, tanto por su contribución a uno de nuestros motores económicos, el turismo, como por su papel insustituible en la cohesión socio-económica de nuestro territorio, con islas y regiones no peninsulares cuyas comunicaciones dependen del transporte aéreo, y una geografía periférica con respecto a Europa que nos hace más dependientes de este modo.

2018 fue un año de record para el transporte aéreo en España. Por nuestros aeropuertos pasaron cerca de 264 millones de pasajeros, casi un 6% más que el año previo, gran parte de ellos de ámbito internacional (más de un 80%). Más de 300 compañías aéreas operaron en nuestro país.

En materia de infraestructuras, en España contamos con una extensa red aeroportuaria, con 50 aeropuertos de uso público abiertos al tráfi co aéreo comercial, la mayor parte de ellos gestionados por Aena, el primer gestor aeroportuario del mundo por número de pasajeros.

En el ámbito de la navegación aérea, Enaire, nuestro principal proveedor de servicios de navegación aérea y de información aeronáutica atendió el año pasado más de dos millones de vuelos y estas cifras serán superiores en 2019. Asimismo, cabe destacar el importante papel de otros proveedores de servicios ATS que desempeñan su labor en torres como Valencia, Alicante, A Coruña, etc.