CARLOS DAMIÁN SUÁREZ PÉREZ
 

Perfil:
Carlos Suárez es en la actualidad miembro del Consejo de Administración y/o Consejo Asesor de varias empresas en los sectores de aviación e industrias aeroespacial y de defensa. Es asimismo director asociado en ZIOREM, una firma de RR.HH. orientada a los sectores industrial, tecnológico y de ingeniería civil, así como presidente y uno de los fundadores de la empresa de consultoría técnica aeroespacial QP Aerospace Solutions. Por otro lado, ejerce habitualmente funciones de consultor de estrategia para grandes proyectos industriales (como por ejemplo el Plan Estratégico para el Sector Aeroespacial de Andalucía.

Carlos Suárez se incorporó al Grupo OESIA como director general de Tecnobit (empresa especializada en aviónica y electrónica de defensa) en junio de 2017.

   
Con anterioridad, Carlos Suárez fue hasta mayo de 2017 director general y miembro del Comité Ejecutivo de Indra. En enero de 2010 había sido nombrado director general adjunto responsable de Plataformas de Defensa. En diciembre de 2010 fue promovido a director general a cargo de la División de Defensa y Seguridad, y desde marzo de 2013 hasta octubre de 2016 fue también responsable de todos los negocios, operaciones y empresas de las filiales de Indra en África, Oriente Medio, Asia Central y Asia-Pacífico.

Desde diciembre de 2009 a marzo de 2012 fue consejero independiente y miembro del Consejo de Administración del grupo Alestis Aerospace.

Carlos Suárez fue desde mayo 2007 hasta abril 2009 presidente de EADS CASA, miembro del Comité Ejecutivo de EADS (actualmente Airbus Group), responsable de la División de Aviones de Transporte Militar de EADS (en la actualidad parte de Airbus Defence & Space), director general de Airbus Military y consejero de Airbus, Eurocopter (actualmente Airbus Helicopters), Astrium y EADS Norteamérica.

Desde enero de 2003, hasta el 1 de julio de 2007, fue director de Programas de Derivados Militares de Plataformas Airbus de la División de Aviones de Transporte Militar de EADS, siendo responsable del desarrollo de negocio y de la gestión de programas de aviones de reabastecimiento en vuelo (Airbus A330 MRTT) y aviones de misión basados en las plataformas comerciales de Airbus.

Anteriormente Carlos Suárez había sido desde septiembre de 2000, director comercial del Programa A400M, después de reincorporarse al grupo EADS (Airbus Group) tras un período como director de Desarrollo de Negocio Institucional de Gamesa Aeronáutica (actualmente AERNNOVA). Antes de estas etapas, había ocupado desde 1989 hasta 1998 diferentes puestos de alta responsabilidad en CASA, la empresa aeroespacial española que más tarde se integró en EADS/Airbus.

En 2009 fue distinguido en España con la Gran Cruz del Mérito Aeronáutico con distintivo blanco y anteriormente en 2007 le fue otorgada la Cruz del Mérito Aeronáutico de la Fuerza Aérea de Bolivia.

También ha trabajado como consultor de estrategia en Accenture y como becario en el Laboratorio de Mecánica de Fluidos en la Universidad Politécnica de Madrid.

Desde Julio de 2018 Carlos Suárez es miembro del Consejo de Dirección del Capítulo de Madrid de la Liga Naval de los Estados Unidos y es desde septiembre de 2020 corresponsal de la Academia Francesa de la Aeronáutica y del Espacio.

Es ingeniero aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid y Executive MBA por el IESE (Universidad de Navarra).

¿Qué destacarías de la profesión de ingeniero aeronáutico?
La aeronáutica es una ingeniería de síntesis, con un alcance tecnológico muy amplio, que permite que los ingenieros aeronáuticos puedan trabajar en ámbitos muy diferentes de las industrias aeroespacial y de defensa, así como en el sector de la aviación comercial, navegación aérea y aeropuertos. Pero la amplitud de la formación en ingeniería aeronáutica hace que podamos ver a muchos de nuestros colegas asumiendo con enorme éxito grandes retos en otros sectores como los de la automoción, la energía y las tecnologías de la información, sólo por poner algunos ejemplos, así como en otros ámbitos como el de la consultoría o las finanzas. Es cierto que la complejidad tecnológica de nuestro sector hace que cada vez más, sea necesaria una mayor especialización. Sin embargo, pienso que esa especialización debe ser siempre un complemento a una formación generalista sólida, que es la que ha dado a muchos profesionales la capacidad para adaptarse con éxito a entornos y retos muy diferentes.

Principales logros en tu carrera profesional.
Creo que no me corresponde a mí citar los principales logros de mi carrera profesional, son más bien mis compañeros y sobre todo los accionistas de nuestras empresas, clientes, proveedores y competidores, los que con mayor rigor pueden juzgar nuestros éxitos.

Tras una carrera que ya acumula ya unos 33 años en el sector, si puedo citar algunos hitos a los que me siento orgulloso de haber contribuido en mayor o menor medida, con el riesgo de obviar otros que pueden ser más importantes a los ojos de otras personas.

Entre éstos, y en el ámbito de lo que actualmente se denomina Airbus Defence & Space, me alegro mucho de haber contribuido al éxito tecnológico y comercial de los aviones de reabastecimiento en vuelo A310 y A330 MRTT, sobre todo en los primeros años, que sin duda fueron los más difíciles. También me siento orgulloso de haber trabajado intensamente en el Programa A400M, además también en distintas fases de su ya larga historia, programa que al igual que en el caso de los MRTT, ha supuesto un antes y un después para la industria aeroespacial española.

Asimismo, no puedo obviar los esfuerzos realizados durante mis años en Indra para elevar el perfil tractor e integrador de la empresa en los grandes programas de defensa, así como aumentar la implantación internacional y las cifras de exportación de todos los negocios de Indra, sobre todo en mercados geográficos en los que tradicionalmente no había tenido una presencia importante.

Podría citar más hitos también relevantes en otras empresas en las que he tenido el honor de trabajar y en otras fases de mi carrera profesional, pero creo que sería entrar en excesivos detalles.